De cara al futuro

Iniciamos con este EDITORIAL las entregas semanales que integrarán, terminado el trimestre de otoño —el último del año—, el número 51 de VASOS COMUNICANTES, segundo de la era exclusivamente digital.

A partir de este momento, publicaremos una entrada cada semana en cualquiera de las secciones de la revista con la intención de que, al final del trimestre correspondiente, forme un conjunto coherente que será visible (y descargable) en forma de pdf en la sección HEMEROTECA, donde ya se puede descargar el número 50 completo. En esa misma sección iremos publicando aquellos artículos procedentes de números ya editados si su contenido, por un motivo u otro, sigue siendo de interés.

Más adelante, si el tiempo y el presupuesto nos lo permiten, publicaremos ocasionalmente, ya en papel, un monográfico que recoja los temas que susciten mayor interés. Nuestra intención es seguir hablando, tal como viene haciendo VASOS COMUNICANTES desde 1993, de la intrahistoria de la traducción. Por ello, en este nuevo formato seguiremos con las reflexiones —de lo erudito a lo cotidiano— del traductor, tanto del que solo traduce libros de forma intensiva como el ocasional todoterreno. Nada nos es ajeno.

Queremos expresar aquí nuestro agradecimiento a los socios de ACE Traductores, que en la asamblea de 2019 depositaron en nosotros su confianza para esta nueva etapa, así como a todos los colegas que se han sumado con entusiasmo a este nuevo avatar de VASOS COMUNICANTES.

Tenemos como objetivo que esta nueva vida digital sea en gran medida continuación de la anterior. Por ese motivo, el diseño actual mantiene casi todas las secciones, así como la etiqueta referente a la estación (invierno, primavera, verano, otoño) que incluíamos en los números en papel, cuando publicábamos tres al año. Desaparece LA PROFESIÓN, ya que ahora ese tipo de anuncios y reseñas tienen mejor cabida en la web de ACE TRADUCTORES o en las redes sociales; en cambio, integramos el boletín de NOVEDADES TRADUCIDAS, que hasta ahora se publicaba en la página web de ACE TRADUCTORES. Dado que el medio lo permite, daremos también más peso a la parte visual y fotográfica. Animamos a todos los lectores —sean o no traductores— a participar en esa (u otra) sección con sus colaboraciones.

Somos conscientes de que este salto a lo digital implica no pocas transformaciones. La primera y principal, sin duda, es que el número de lectores puede multiplicarse por miles y estos pueden estar en cualquier rincón del planeta. Da vértigo solo pensarlo.

Con el fin de mantener la calidad de la revista, esta cuenta con un equipo de redacción (Carlos Gumpert, Paula Zumalacárregui y Belén Santana), un consejo asesor (integrado por los miembros de la junta de ACE TRADUCTORES), así como numerosos socios, presocios y amigos colaboradores.

Somos conscientes de nuestras limitaciones para dirigir una revista: no somos periodistas, solo traductores que han decidido abordar este proyecto como prolongación necesaria de una militancia asociativa, de un proyecto de voluntariado a largo plazo. Sin esas redes de colaboración voluntaria —que tan bien describe Carla López en su artículo—, no nos cabe duda de que la situación del traductor en España sería mucho más gris.

Carmen Francí y Arturo Peral
Codirectores de Vasos Comunicantes

Fotografía de Carmen Francí, Narbona (Francia).

Etiquetas: