Ángel Ferrer Samatán: Poemas, de Edgar Allan Poe

Lunes, 25 de octubre de 2021.

Ángel Ferrer Samatán ha traducido del inglés Poemas, de Edgar Allan Poe, editorial Bubok, junio de 2021.

 

Sinopsis de la obra

Esta pequeña antología de Edgar Allan Poe recoge, a mi modo de ver, los poemas más mágicos del autor. Es sabido que todos los poetas, durante su carrera, escriben poemas por oficio. Lo que quiere decir que no todos obedecen a las leyes naturales de la belleza, a la pulsión del poeta. Por esto, esta selección es un fiel reflejo del mundo de Allan Poe. Un mundo atormentado en el que el autor consigue distanciarse de su realidad para poder escribir de manera acertada y hermosa los textos que se recogen en este audiolibro.

Comentario del traductor

Me ha resultado muy difícil traducir a Poe. La sensación que he tenido al trabajar en sus poemas es de desconcierto a medida que avanzaba en los textos. A veces incluso he perdido la comprensión del contexto del tramo que llevaba traducido. Lo que me obligaba a eslabonar más la traducción, a hilvanar palabra con palabra sin consciencia del texto, de su significado global más allá del verso en el que estoy trabajando. En cada poema, al principio, lo he visto imposible de conseguir.

Pero por otra parte, una vez entendido el modo de escribir del autor americano, todo fluye más fácilmente. Uno nota la gramática perfecta de su autor, la cual obliga a detenerse en cada palabra para conseguir el flujo líquido que uno siente cuando lee. La pureza de su lenguaje se hace patente porque cuando las palabras no casan, se nota más. La lectura se vuelve una escalera con peldaños de distintas dimensiones, en lugar de una melodía sinuosa. Poe obliga al traductor a arrodillarse, a no dar por hecha una frase, a dudar de un simple artículo o pronombre, porque cualquier mínimo detalle puede significar otra cosa. Lo bueno de los autores que tienen gramática perfecta es que es más fácil traducirlos desechando lo que no es. Lo que hace de la traducción una talla de madera que, tarde o temprano, se consigue terminar.

Estos 17 poemas son para mí los más potentes en cuanto a contenido y estructura técnica. Todos encierran un mundo en sí mismos que obedece a sus propias leyes. He rechazado otros, porque es sabido que todos los poetas tienen poemas hechos por oficio, es decir, por obligación al margen del pulso poético vital. Esos poemas son, no voy a decir que peores, pero sí —al estar escritos con el pensamiento— diferentes. Quizá más pobres en cuanto a contenido filosófico o metafísico; ya que carecen del acto poético en sí. Que como ya sabemos, es un hecho que antecede al pensamiento.

En cuanto a la experiencia de publicar una traducción en audiolibro, tengo que reconocer que no ha sido nada fácil. Si ya de por sí la traducción de los poemas tiene su dificultad, esta se multiplica por dos en cuanto a la locución de los textos, ya que el locutor tiene que entender completamente la obra para así poder dar el énfasis apropiado a los versos que tiene delante. El trabajo de ajuste de los poemas, en los que fue necesario, resultó tremendamente satisfactorio, ya que tanto el locutor (con experiencia en locución de poesía) como yo formamos un buen tándem para conseguir el resultado final. Considero que en este caso, la paciencia por ambas partes fue la clave de este trabajo. A diferencia de la traducción de literatura en narrativa (que es más flexible), en la poesía todo tiene que encajar como el mecanismo de un reloj. Y si pensamos más profundamente, ese reloj existe. Es un reloj (el del propio poeta) que lleva la pulsión de sus poemas. Ese flujo vital que ondea en los textos es lo que hay que buscar no solo con la traducción sino también con la locución. En un principio, pensé que tanto el locutor como yo tendríamos que entendernos en términos metafísicos para comprender bien el significado de los poemas. Pero, afortunadamente, el propio texto se explica por sí mismo y no fue necesario. Quizá en poemas más crípticos sí que habría que entenderse en este sentido. Diría también que la locución afecta a la traducción en cuanto a que si está bien hecha, multiplica su belleza; y en caso de no ser buena, aumenta la visibilidad de sus errores.

Por último, decir que cuando termino una buena traducción, siempre me viene a la mente la palabra «gracias». Por eso, la sensación que me queda al terminar esta serie de poemas es de agradecimiento a su autor. Espero que los disfrutéis tanto como yo al haberlos traducido.

La sección de NOVEDADES TRADUCIDAS ofrece a los traductores un espacio donde analizar las dificultades a las que han tenido que enfrentarse al traducir una obra concreta. Animamos a todos los traductores a colaborar: véase la plantilla en este enlace.

 

Deja un comentario